News Media

FBI registró la casa de Donald Trump en Florida en busca de documentos secretos sobre armas nucleares



Una decisión así “no se toma a la ligera”, manifestó el jueves el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland. Se refería al registro de la mansión de Donald Trump en Palm Beach (Florida), una decisión sin precedentes en la historia de Estados Unidos. Y las piezas empiezan a encajar. Según reveló el jueves por la tarde The Washington Post, los agentes del Buró Federal de Investigaciones​ (FBI) acudieron a registrar Mar-a-Lago en busca de documentos secretos sobre armamento nuclear que el expresidente se habría llevado allí y no había devuelto tras ser requerido para hacerlo.

Los detalles, en realidad, son todavía mínimos. Las fuentes del diario de la capital estadounidense, que hablan bajo condición de anonimato, no aclaran si se trataba de documentos sobre el arsenal nuclear de Estados Unidos o sobre armamento nuclear de otro país. Tampoco explican si los agentes que registraron durante horas la mansión de Trump encontraron lo que buscaban. Ni el Departamento de Justicia, ni el FBI ni Donald Trump han aclarado las dudas. Lo que sí se explica es que había temor al riesgo de que esos documentos acabaran en las manos equivocadas.

La orden de registro puede arrojar alguna luz. El Departamento de Justicia ha presentado una moción ante el juzgado del Sur de Florida para que permita que se haga pública, al igual que algunos anexos y que el recibo con la lista de documentación incautada. La oficina de Garland no ha pedido que se haga público el afidávit, la petición motivada para solicitar el registro y que podría confirmar si es cierto, como desveló Newsweek y luego confirmaron otros medios estadounidenses, que la información sobre la documentación que había aún en casa de Trump procedía de un soplo presumiblemente de alguien de su entorno.

(Lea también: Estados Unidos: Hombre armado intenta entrar en la sede del FBI en Cincinnati)

Trump tenía la posibilidad de hacer pública la orden de registro y el recibo, pero no lo ha hecho. Sin embargo, aseguró ahora que quiere que se publiquen. Poco antes de la medianoche del jueves en Washington ha escrito un mensaje en su red social: “No solo no me opondré a la publicación de los documentos relacionados con la redada y el allanamiento antiamericano, injustificado e innecesario de mi casa en Palm Beach, Florida, Mar-a-Lago, sino que voy a dar un paso más alentando la publicación inmediata de esos documentos, a pesar de que han sido elaborados por demócratas de izquierda radical y posibles futuros oponentes políticos, que tienen un fuerte y poderoso interés en atacarme, como lo han hecho durante los últimos seis años”.

Y a las 12:43 de la madrugada del viernes, hora de Washington, ha insistido: “Publiquen los documentos ya”, sin explicar por qué no los publica él mismo.

En la petición al juez de hacer pública la orden de registro, un documento de cinco páginas, el Departamento de Justicia argumentaba que aunque solicitó inicialmente mantener la orden y sus anexos en secreto, ahora el registro ya ha sido ejecutado, Trump ha desvelado que se ha llevado a cabo y sus representantes han hecho declaraciones públicas de los materiales buscados. “El claro y poderoso interés del público en entender lo que ocurrió en estas circunstancias pesa mucho a favor del levantamiento del secreto”, concluye el escrito.

No está claro en qué momento se hará pública la orden de registro y sus anexos, habiendo aparentemente acuerdo por las dos partes. La decisión corresponde al juez.

Un requerimiento previo

“Mis abogados y representantes estaban cooperando plenamente y se habían establecido muy buenas relaciones. El Gobierno podía tener lo que quisiera, si lo teníamos”, había afirmado el jueves Trump en su red social. El problema es que los Archivos Nacionales ya se habían dirigido a Trump para reclamarle la documentación y se había efectuado también un requerimiento posterior y el FBI seguía sospechando que el expresidente no había devuelto los papeles, entre ellos los de contenido secreto, y según ha revelado ahora The Washington Post, con información sobre armas nucleares. Trump no ha reaccionado inmediatamente a la publicación de esa nueva información.

El juicio político sobre lo ocurrido, si el registro era una actuación proporcionada o no, va a depender mucho de cuál haya sido el resultado. Por mucho que el FBI tuviera información de un confidente y de que finalmente se hayan encontrado algunos documentos de la presidencia, si estos eran intrascendentes será difícil defender que el registro de la casa de un expresidente estaba justificado. Por contra, si en el registro han aparecido documentos secretos que de un modo u otro afectaban a la seguridad nacional, que estaban clasificados como confidenciales y que el expresidente mantenía en su poder tras más de año y medio fuera del cargo, violando flagrantemente la ley y tras reiteradas gestiones de las autoridades para recuperarlos, lo que será muy difícil de defender es su posición.

En cuanto al procedimiento penal, es harina de otro costal. La mera tenencia de esos documentos ya podría ser considerada un delito, de acuerdo con la legislación estadounidense. Pero decidirse a acusar formalmente a Trump y tratar de llevarlo a juicio es una decisión de mucho más calado incluso que el registro, que ha provocado ya un tremendo terremoto político y ha acentuado la polarización política que se vive en Estados Unidos. Es, desde luego, otra decisión para no tomar a la ligera. 

Fuente: El País 

Síguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.