News Media

Tiene prisión domiciliaria, pero le permiten volver a la cárcel para tener sexo con su novio preso



Referencial

 

Es común escuchar que una persona que cometió un delito y se encuentra cumpliendo su condena tras las rejas, envíe una solicitud para obtener una prisión domiciliaria. Los motivos que utilizan para justificar el pedido van desde enfermedades hasta la necesidad de cuidar familiares.

Por: Clarín

En este caso fue para cuidar a menores. Pero en Córdoba, Argentina, un nuevo fallo salió de lo regular y causó polémica: una mujer con arresto domiciliario pidió volver a la cárcel para visitar a su novio y tener sexo: la autorizaron.

Se trata de Johana Daniela Flores, quien fue detenida en marzo de 2021 por pertenecer a una banda dedicada a estafas virtuales y que desde su arresto luchó por continuar su pena desde su hogar. Un derecho que finalmente consiguió alegando que debía estar con sus hijos, menores de 5 años.

No obstante, a un año de lograr ese beneficio, la mujer pidió una excepción y junto a su abogado envió un documento solicitando un permiso para volver tras las rejas. ¿El motivo? Tener relaciones sexuales con su novio, Walter Exequiel Cuquejo, quien se encuentra detenido en Cruz del Eje, condenado a perpetua por haber asesinado a un sereno y luego, también juzgado por el mismo delito que su novia: estafar personas desde prisión.

El pedido fue realizado por el abogado Sebastián Lascano, defensor de Flores. En el mismo remarcó que ellos habían entablado una relación meses antes de la detención de su defendida. Un dato fácil de constatar con los registros de visitas íntimas del penal, que marcaban seis encuentros entre enero y marzo de 2021.

Lo presentó dos veces: la primera frente al fiscal Franco Pilnik, quien lo rechazó detallando que la habilitación afectaría “el interés superior de los niños que en su momento fue el justificante de la concesión de la prisión domiciliaria”; la segunda a la jueza de Control, Anahí Hampartzounian, que finalmente autorizó a Flores a abandonar durante unas horas la prisión domiciliaria para visitar a su novio.

Argumentos controversiales y la duda de quién paga las visitas

El fallo, que citó el medio Cadena 3, es para cumplimentar “el derecho de la imputada de ejercer libremente la sexualidad con quien era su pareja al momento de resultar privada de su libertad; debiéndose restablecer el vínculo para preservar el derecho a mantener las relaciones con sus personas más próximas, favoreciendo los vínculos sociales, especialmente los íntimos y afectivos”.

Además, agrega que no existirá ninguna contradicción con la prisión domiciliaria -punto que había enumerado el fiscal para rechazar la propuesta- y afirmó coincidir con los aspectos planteados por el abogado, quien aseguró que la mujer cuenta con una pink acquainted cercana que puede cuidar a los menores durante esas horas.

Finalmente concluyó en su escrito: “Las razones que fundaron el otorgamiento de la prisión domiciliaria como una modalidad morigerada del encierro preventivo que sobre ella pesaba y el rol de cuidado de sus hijos menores asignado, no puede desconocer el ejercicio de otros derechos de la imputada que mitigan los efectos desocializadores de la prisión, como los derechos sexuales que Flores podría ejercer sin limitaciones más allá de las propias del encierro”, alegó.

En este sentido, aún se desconoce cómo se aplicará el permiso. Resta resolver si la imputada deberá movilizarse por sus propios medios a la cárcel -aún estando arrestada- o si la pasará a buscar un móvil del Servicio Penitenciario que se haga cargo de su traslado. Lo que trascendió es el permiso que le otorgaron será semanal, es decir, de una visita íntima cada siete días.

Según informan, es una cuestión que se determinará -no sin polémicas. en las próximas semanas.





Source hyperlink

Leave a Reply

Your email address will not be published.