News Media

Zelenski sobrevivió a más de una docena de intentos de asesinato a cargo de mercenarios rusos

[ad_1]


El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, habla durante una conferencia de prensa en Kiev el 3 de marzo de 2022. (Foto de Serguéi SUPINSKY / AFP)

 

“Me quedo en Kiev. En mi oficina. No me escondo y no le tengo miedo a nadie”, aseguró el lunes pasado el presidente ucraniano Volodimir Zelensky, en plena invasión rusa. El mandatario desafió a las tropas de Vladimir Putin, incluso pese a los reportes de que sobrevivió a “más de una docena” de intentos de asesinato a cargo de reclutas rusos.

Por Infobae

Mikhail Podolyak, jefe de la oficina del presidente ucraniano, alertó sobre la existencia de “grupos de sabotaje” rusos que entran a Kiev con el objetivo de asesinar a Zelensky y su familia.

En declaraciones al portal Pravda.com, el asesor de Zelensky indicó que “una red muy poderosa de inteligencia y contrainteligencia” logró frustrar los intentos de atentado perpetrados por los reclutas rusos, que fueron abatidos antes de llegar al presidente de Ucrania.

Podolyak sostuvo que los servicios de inteligencia occidentales tenían razón al alertar que Zelensky period el “objetivo número uno” de Putin, pero aclaró que la cifra de intentos de asesinato reportada por Occidente es muy inferior a la actual: “Nuestros socios extranjeros hablan de dos o tres intentos. Yo creo que hubo más de una docena”.

Según indicó, la oficina del presidente está en constante seguimiento de los grupos de sabotaje que pretenden ingresar en el barrio gubernamental. Sin embargo, éstos son localizados por las agencias de inteligencia y abatidos antes de alcanzar su objetivo.

La semana pasada se informó que Zelensky había sobrevivido a tres atentados contra su vida después de que mercenarios del Grupo Wagner, apoyado por el Kremlin, y las fuerzas especiales chechenas fueran enviados a Kiev para asesinar al presidente ucraniano.

De acuerdo a lo informado por The Times, los atentados fueron frustrados por miembros subversivos contra la guerra dentro del Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia, quienes alertaron a las autoridades ucranianas.

El Secretario de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania, Oleksiy Danilov, confirmó los tres intentos de asesinato y declaró a la prensa native que había recibido información de los agentes dobles “que no quieren participar en esta sangrienta guerra”.

“Gracias a esto, el grupo de elite Kadyrov fue destruido, tras haber venido a eliminar a nuestro presidente”, agregó.

Uno de los grupos que intentó asesinar a Zelensky, de 44 años, fue el Grupo Wagner, que cuenta con 400 miembros ubicados en Kiev. Los mercenarios se infiltraron en la capital ucraniana con una lista de 24 nombres a dar de baja. La principal misión period asesinar al líder nacional para lograr derrocar a su gobierno y colocar uno que sea controlado por Moscú.

La lista de objetivos incluía también al primer ministro de Ucrania, a todo el gabinete, al alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, y a su hermano, Wladimir.

Los mercenarios del grupo Wagner no tenían constancia de los intentos llevados a cabo por asesinos chechenos, pero ese grupo lleva más de seis semanas en Kiev, vigilando las actividades de 24 objetivos ucranianos de alto perfil. Según The Timesa ese grupo se le instruyó para que aguardara la llegada de las fuerzas especiales rusas Spetsnaz, para que les proporcionara un corredor seguro para salir de Kiev una vez se completara el asesinato.

No obstante, el plan fue saboteado tras llegar a las altas esferas del gobierno ucraniano el pasado sábado por la mañana, lo que llevó a Kiev a declarar un toque de queda duro de 36 horas.

Una fuente con conocimiento de las actividades del Grupo Wagner dijo a The Times que entre 2.000 y 4.000 mercenarios rusos habían llegado a Ucrania en enero, pero con diferentes misiones.

De acuerdo a los reportes, los reclutas seguían a Zelensky y a su gabinete a través de sus teléfonos móviles. Sin embargo, una fuente del grupo mercenario reconoció al medio británico que fue “intrigante” lo bien informado que parece estar el equipo de seguridad que protege a Zelensky.

Por su parte, un escuadrón de sicarios chechenos también intentó asesinar al jefe de Estado el pasado 1 de marzo, después de que el Secretario de Seguridad Nacional y Defensa dijera que se habían encontrado con dos escuadrones de la muerte, según informó Fox News.

Los chechenos forman parte de la Guardia Nacional rusa y son conocidos por utilizar tácticas brutales.

Aunque las empresas de mercenarios son técnicamente ilegales según la Constitución rusa, lo cierto es que se han convertido en un componente clave de la estrategia de “guerra híbrida” que viene llevando a cabo Moscú y ofrecen al jefe de estado ruso, Vladimir Putin, un medio con el que “ejecutar sus objetivos políticos y hacer avanzar los intereses de seguridad nacional rusos en todo el mundo”, de acuerdo a un informe el Centro para los Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

En cuanto a las tareas que realizan, su principal cometido es entrenar y equipar a las fuerzas de seguridad del país anfitrión o alguna milicia native, lo que incluye capacitación en tareas especializadas de combate, como pueden ser el uso de francotiradores o la defensa antiaérea. Además, trabajan para proteger a las autoridades locales, llegando incluso a convertirse en los guardaespaldas de presidentes, como es el caso de República Centroafricana. Hoy su objetivo es más claro: asesinar a Zelensky.

Este miércoles el régimen ruso reconoció oficialmente que envió a algunos reclutas a Kiev, y dijo que está tomando medidas para que todos ellos regresen a Rusia.

“Lamentablemente, se han revelado algunos casos en los que había reclutas en las unidades de las Fuerzas Armadas rusas que participan en la operación militar especial en Ucrania. Casi todos esos miembros del servicio han sido traídos a Rusia”, manifestó el portavoz del Ministerio de Defensa, Igor Konashenkov, según informan las agencias rusas.

Konashenko afirmó que una de esas unidades, “que tenía asignadas tareas de apoyo al servicio de combate, fue atacada por un grupo de sabotaje de un batallón” ucraniano y que “algunos militares, incluidos reclutas, fueron capturados”.

El portavoz aseguró que “se están tomando medidas exhaustivas para que los reclutas no puedan ser enviados a las áreas de combate y para que los militares capturados sean puestos en libertad”.

Hasta ahora, los responsables militares rusos, y el propio Vladímir Putin, habían negado insistentemente que se hubiera enviado a reclutas a la ofensiva contra Ucrania.



[ad_2]

Source hyperlink

Leave a Reply

Your email address will not be published.